Industria fueguina, en alerta por inminente avalancha de importados

• TRAS RESOLUCIÓN QUE DA LICENCIAS AUTOMÁTICAS PARA IMPORTAR
A la baja de aranceles para productos electrónicos se sumó una caída de trabas aduaneras. Fábricas apuran planes para bajar estructura de costos.


Tierra del Fuego sumó una nueva señal de alerta respecto a su ya castigada industria tras la publicación ayer de una resolución de la Secretaría de Comercio que abre el paso a las licencias automáticas para la importación de productos electrónicos.

Si bien no se trata de una baja de aranceles (como la que surgió tras el Pacto Fiscal), en la práctica el área de Miguel Braun, a través de la Resolución 898-E/2017, liberó de trabas burocráticas el desembarco de celulares, televisores, microondas, aires acondicionados, etc. con la idea de forzar una baja en los precios de estos artículos.

La medida se suma a la progresiva eliminación de impuestos internos para el sector, con bajas que comenzarán en 2018 para terminar en 2024. El cambio de escenario provocó preocupación por parte de las fábricas de la isla, ya que si bien la resolución estaba en vista, ahora deberán apurar los planes de reducción de costos para hacer frente a la competencia de la avalancha que vendrá desde el exterior.

Federico Hellemeyer, presidente de la Asociación de Fábricas Argentinas Terminales de Electrónica (AFARTE), manifestó a Ámbito Financiero que la medida, aunque no afectará al precio, abre la posibilidad a una mayor llegada de electrónica importada. “Ya estábamos avisados, es un tema metodológico que refuerza el gran desafío que tenemos de hacer más competitiva nuestra industria en los próximos años”.

Para el titular de AFARTE, que nuclea a las industrias fueguinas que hoy cuentan con un plantel total de 9.700 empleados, el objetivo para las fábricas de la provincia ahora es “hacer los cambios necesarios en la estructura de costos”. La resolución se dio un día después de que el Gobierno oficializara la baja de impuestos internos, que desde 2018 se reduce del 17 al 10,5% para los productos importados (hasta llegar a cero en 2024) y de 6 al 0% para los nacionales.

En este sentido, Hellemeyer señaló que todo lo que haga la industria fueguina “tiene que tener correlato en una disminución del precio de venta al público”.

“Es un programa muy grande el que estamos encarando, con compromisos del Gobierno nacional, provincial, de las empresas y el sindicato”, agregó, en referencia al acuerdo que se firmó este mes y que incluye también el congelamiento de salarios que aceptaron los metalúrgicos de la UOM (nuclea al 95% de los empleados de la electrónica fueguina).

Respecto a la reconversión industrial, el presidente de AFARTE manifestó a este diario que en la provincia hay empresas de autopartismo electrónico (una de las salidas posibles) y que cada firma deberá planificar también “cómo diversifica su producción”.

“Estamos ante un tremendo desafío, muy exigente, tenemos confianza de estar a la altura”, dijo Hellemeyer. Y concluyó remarcando que sin la gradualidad del Decreto 979 sobre la baja impositiva (gradualidad que llegó tras los reclamos de la gobernadora Rosana Bertone -en un principio el gravamen caía a 0% en 2018-) “se hubiera terminado la actividad productiva en la isla”.
POR ARIEL BASILE.-

Fuente: ambito.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here